Posted by: oviazcan conceptos abstractos, cristianismo, filosofía, ideas, lenguaje común, nuevo blog, pensamientos, realidad, religión, tabúes, tabús, verdad 3 comments

Advertencia: NO apto para personas fácilmente ofendibles


¿Por qué crees lo que crees?

Cierto, tienes razón, es bastante injusto enfrentarte con una pregunta como esa así nomás por nomás. Esa es una de esas preguntas que no tienen una respuesta clara, sintetizada y mucho menos sencilla; por lo que en el mejor de los casos siempre terminas regresándola al que la formula: Bueno yo…, a ver, primero tu dime: ¿y tu por qué?

Bueno, otra vez tienes razón, estoy generalizando y hay personas como yo que verían en esa pregunta una gran oportunidad de hablar de lo que toda la vida les ha apasionado: investigar y conocer porqué creen lo que creen y porqué no creen otras cosas que no creen (ciencia, filosofía, teología, conceptos abstractos). ¡Qué divertidoooo! ¿No te encanta hablar de esos temas a la hora del coffee break con tus compañeros?—

Pero la realidad es que sí me apasionan estos temas…
…y sí he dedicado muchos años de mi vida a ellos…
…y sí creo que hay grandes beneficios de aprender a agarrarles gusto.

Definitivamente voy en total contra de aquél desgraciado dicho que afirma que

“De religión, política y fútbol NO se habla”.

¿Y por qué no? ¡La palabra NO muchas veces nos causa tanto mal!

Si lo que mi religión dice es verdadero o falso, MERECE la pena discutirlo, y más con quien más confianza tienes, ya que entonces las diferencias en lo que cree uno y lo que cree otro tendrían que sacar a la luz nuestros errores conceptuales sobre nuestra COSMOVISIÓN, errores que pueden estar evitando que abracemos la felicidad máxima que ofrece la vida.

Si lo que la política dice es verdadero o falso, MERECE la pena discutirlo, y más con quien más confianza tienes, ya que entonces las diferencias en lo que cree uno y lo que cree otro tendrían que sacar a la luz nuestros errores conceptuales sobre cómo dirigir un país en búsqueda del BIEN COMÚN, errores que pueden estar evitando que contribuyamos a tal noble fin, que finalmente nos beneficia o perjudica también a nosotros.

Si lo que el fútbol dice es verdadero o falso, MERECE la pena discutirlo, y más con quien más confianza tienes, ya que entonces las diferencias en lo que cree uno y lo que cree el otro tendrían que sacar a la luz nuestra habilidad (o falta de ella) de poder discutir temas en los que estamos en DESACUERDO con el otro, sin que ello afecte la profundidad y sinceridad de nuestra relación con esa persona.

Y me parece que esta última, la habilidad de disentir con otro, sin que de ello dependa mi relación personal con él, es una de las habilidades de las que mayor beneficio podríamos obtener si la desarrollásemos.

Me atrevo a decir, que en nuestra capacidad de hablar de estos temas sin tapujos y sin tomar actitudes infantiles al enfrentar nuestras diferencias, recae nuestra capacidad de colaborar sinceramente con el otro, de acabar con lo que nos separa, y lograr transformar nuestra realidad en lo que tanto hemos soñado que sea.

Es por eso que he creado este blog. Separado de mis inspiraciones musicales y líricas (http://omarviazcan.com), de mis ideas más artísticas y poéticas (http://viazcanfilms.com), o de mis ganas de cambiar el mundo (http://pajamasvlog.blogspot.com). Porque creo que estos temas merecen una seriedad especial y una discusión consciente y destapada, y no tan sólo estar entremezclados y/o semi-escondidos entre canciones, pseudo-novelas y poemas: Verdad y Consecuencias es un blog que busca establecer en claro una serie de posturas serias respecto a la realidad y abrirlas a la discusión del que se ATREVA valientemente a entrar en una discusión OBJETIVA, MADURA y SERIA respecto a ellas, Se trata de dar la cara ante el mundo, afirmar lo que se cree y decir porqué, y aguantar vara cuando el otro no esté de acuerdo, no para refutarle solamente, sino para aprender de su opinión, dudar de la propia, reformular ideas, intenciones y matices y reafirmar lo que aún se cree cierto.

Los posts no serán cortos (como es mi costumbre), pero serán serios y claros, y buscarán siempre mantener un lenguaje tanto cómodo para el letrado, como accesible para el menos avanzado en este tipo de temas. Así que te desafío a que comiences un camino intelectual genuino y serio, a que te arriesgues a tener que aceptar que estás mal en algunas ideas, a confrontar tu propia vida con valentía y a tener que pensar dos veces lo que crees para poderlo defender.

Me parece que esta es la única forma de crear un genuino diálogo entre personas que les importa que su vida importe, para algo más que para verla pasar de largo. Para lograr llegar al meollo del asunto. Pero no a cualquier meollo, sino al meollo más profundo que un asunto pueda tener, visualizando perspectivas múltiples y con inteligencia y madurez, transformarnos en mejores y más útiles personas para este mundo; personas de esas que, si tuvieras el poder de dejar vivas o de desaparecer, estuvieras orgulloso de dejar vivas.

Te reto a buscar la Verdad, sin importar sus consecuencias
Te reto a buscar la Verdad, a pesar de cualquiera de sus consecuencias
Te reto a buscar la Verdad, y aprender a disfrutarla con todas sus consecuencias

Te prometo que no te arrepentirás

No se te olvide suscribirte al blog proporcionando tu correo electrónico en el casillero que se encuentra en la esquina superior izquierda.

Próximo post: ¿Por qué creo lo que creo? (síntesis general)

3 comments

  • Adoyretmas 1 January, 2009 at 11:12 pm

    Mira que lo gracioso de tu postulado es que empiezas con un “NO” …. no te parece que deberías reformular entonces tu argumento mi estimado amigo?

    Reply

  • Elvis 4 January, 2009 at 2:49 pm

    Interesante propuesta, pero que tal si primero definimos VERDAD. ¿Qué es la verdad?, un tema de debate entre muchas personas, abogados, científicos, filósofos, teologos, tecnicos, matemáticos, etc… ah y civiles preguntones como yo también.

    Comulgo con esta definición:
    “Cuando un argumento se cumple como VERDADERO, se suele decir que SE HA CUMPLIDO de forma SATISFACTORIA, colmando las espectativas del individuo, a tal grado que al poner en práctica dicho conocimiento, produce cierto grado de “FELICIDAD” o “SENSACION DE PLENITUD”, al ser conciente de los EFECTOS prácticos de su trabajo”.

    La mejor herramienta portadora de la verdad es el lenguaje, por lo cual es importante evitar excluir sentencias linguísticas erróneas, oraciones que por cuestiones semánticas pueden caer en mal interpretaciones, declaraciones perennes, e inclusive prejuicios.

    Dicen que la verdad (racional) es enemiga de la FE, por ser el segundo un voto de confianza. Sin emabargo muchos buscan la verdad dentro de la FE, y de la religión.

    Hay verdades subjetivas, otras objetivas, otras relativas, otras absolutas.

    “Es importante diferenciar la verdad de lo válido, la veracidad de la validez. Una cosa es verdadera cuando es corroborada en la práctica. En cambio, se dice que algo es válido cuando no tiene comprobación en nuestra la realidad, sólo en nuestra mente. Una teoría que no es comprobada en la realidad no puede tener el rango de verdad ni de falsedad.”

    Un consejo, evita iniciar un argumento con un “NO”, es como cerrar las puertas al paso de entrada de la invitación.

    Reply

  • [V]iazcan 17 January, 2009 at 11:08 pm

    La palabra NO, en verdad nos hace mucho mal en ocasiones. Pero el contexto en el que afirmo que nos hace daño es enfocado a la prohibición, no a la negación en general. No me refiero a que afirmar algo con un NO sea malo, sino que muchas prohibiciones (que se formulan con negaciones) sí. Por eso cuando digo NO es apto, no esty prohibiendo. Incluso se trata de una advertencia, no de una prohibición, como cuando en el videocentro te dicen que una película no es apta para personas de cierta edad, pero que sin problemas puedes rentarla y mostrarla a quien quieras. Incluso, les conviene a los de la película que lo hagas (a mi me conviene que leas el post). Por eso creo que mi NO, no es dañino.

    En cuanto a la definición de Verdad (con mayúscula), me parece práctico establecerlo como: “Aquéllo que es cierto en todo tiempo, en todo lugar y para todas las personas”. Me parece muy correcto diferenciarla de otras verdades (con minúscula) que aunque son ciertas para algún contexto particular, no son absolutas como la Verdad con mayúscula. En la medida en que nuestras connotaciones de verdades parciales se hacen más generales, objetivas y absolutas, nos acercamos a la Verdad.

    En cuanto al fin último de la Verdad, estoy de acuerdo con que el fin de la Verdad es la Felicidad. Conocer la Verdad nos hace Libres, y por tanto, Felices, pero generalmente el proceso dista mucho de ser satisfactorio: un argumento satisfactorio puede doler muchísimo. Por ejemplo si yo digo que la chica que amo está enamorada de otro, y ella me lo confiesa (compruebo que mi argumento se cumple satisfactoriamente), es una Verdad a la que me enfrento y que, aunque a largo plazo me produce un placer de estar conectado con una realidad objetiva, en el corto plazo me duele al grado de sentirme muy mal emocionalmente. Por eso no creo que el conocimiento de la Verdad traiga en el corto plazo sensación de plenitud.

    En cuanto a que la Verdad y la Fe son enemigas, no lo creo, sino todo lo contrario, son amigas, ya que donde una establece un límite por causa de nuestra incapacidad de comprensión (aunque haya Verdad, no podemos conocerla al 100%), es entonces donde entra la Fe, pues creemos por Fe que la Verdad (con mayúscula) tiene ciertas características que no pudimos ya conocer objetivamente con nuestra propia capacidad. Por otro lado, la libertad que da la Fe en creer en cosas no comprobables, debe sustentarse lo más posible en evidencia observada (verdades) para que esa Fe esté lo mejor dirigida hacia la realidad de la Verdad que no podemos comprobar, ya que yo pudiera tener fe en que la Luna es de queso, y aunque yo no pueda ir y comprobar por mi mísmo que no es cierto, existe evidencia para soportar el hecho de que si yo pensara eso estaría equivocado. No podemos vivir comprobando cada pedazo de Verdad que creemos o dejamos de creer, es símplemente impráctico, es donde la Fe tiene un papel predominante para formar nuestra cosmovisión. Por esta razón, la diferencia entre válido y verdadero se aplica a este ejemplo: en la antigüedad era válido creer que la Tierra era redonda, ya que había limitantes a la intelectualidad de la época, pero hoy en día es ridículo, por más fe que tenga, la evidencia existente indica que no es cierto: Mi Fe en que la Luna es de queso no se sustenta con verdades que funjan como evidencia, por tanto esa creencia es ridícula.
    Por tanto, no podemos decir que la fe y la Verdad son contrapuestas sino complementarias, pero mutuamente dirigidas para formarnos una cosmovisión madura.

    Cómo ven?

    Reply

  • Leave a Reply