Posted by: oviazcan Sin categoría 6 comments

México, rehén de la partidocracia

por Marco Sicairos
Máster IPADE 2008-2010

¿Es México un país donde sus partidos políticos tienen madurez y compromiso de tomar decisiones con impactos políticos al corto plazo, que sin embargo tendrán beneficios de gran impacto a largo plazo?

México es un país como la mayoría de las democracias que para poder acceder al poder tiene que ser vía un partido político. Aún no podemos lanzar candidatos independientes como en otros países, ni siquiera tenemos una segunda vuelta electoral (esto es, si un partido político no logra el 50% en la primera elección, se convoca a una segunda ronda incluyendo quien haya quedado en segundo lugar y quien gane en esta ronda sería por tanto avalado por la mayoría de la población).

Desde 1997, por primera vez en casi 70 años El poder ejecutivo (Presidencia de la Republica) no tiene control sobre la cámara baja (Cámara de Diputados) lo que significa que en los últimos 13 años y ya 3 presidentes de la Republica, la oposición controla esta cámara, que es donde se toman las decisiones más importantes del País como las ya famosas reformas que siguen trabadas.

Sólo para dar un ejemplo, el actual presidente de México Felipe Calderón fue presidente del PAN 1996-1999 siendo Ernesto Zedillo presidente de México, este ultimo envía en 1999 la Reforma Energética a la cámara pidiendo la participación de capital privado para la rehabilitación de PEMEX Y CFE y es el mismo Felipe Calderón que se opone rotundamente junto con el PRD. Dos años más tarde, el presidente Vicente Fox manda una nueva reforma Energética y esta vez es el PRI y el PRD quienes la desaprueban rotundamente.

¿Cómo puede ser posible que un partido político pida con urgencia nuevas reformas estando en Gobierno y un año después se oponga rotundamente?, ¿Realmente están trabajando por México o por la elección que está a la vuelta de la esquina? Digo, pareciera que uno de los objetivos primordiales de un partido político en México es ganar siempre las próximas elecciones y pregunto: ¿Dónde queda México y su porvenir en el mediano y largo plazo?

Definitivamente buscan especializarse en a quién echar culpas si las cosas salen mal y enaltecer logros que ni siquiera les corresponde. Para dar un ejemplo, si sube el precio de los insumos de la tortilla, los partidos políticos de los estados culpan al Gobierno Federal de no poder conseguir subsidios para apoyar el sector, y el Gobierno Federal culpa de pocos productivos a éstos por la falta de compromiso de nunca haber invertido en una mayor automatización. Este es el México que vivimos: donde no importa resolver un conflicto de fondo, sino capitalizarlo y maximizar el número de votos que se puede obtener de ello.

Ahora, ¿realmente convendrá que el Presidente de la Republica y la mayoría de la cámara sean del mismo partido para así poder pasar las reformas?, ¿acaso no tendrá poder absoluto como fue en el pasado y volverán a dejar de lado las verdaderas luchas ciudadanas?

Si existiera Ética de los políticos de nuestro país, las cosas serían quizá diferentes, pero ¡qué tan difícil es no ser presa del Dinero y el Poder! ¿Qué se necesita de fondo para poder superar estos dos satisfactores extrínsecos de los que la mayoría de la clase política es presa?, la respuesta queda al aire.

6 comments

  • Elizabeth Fontes 26 January, 2010 at 9:40 pm

    ¿Realmente si existiera ética en los políticos de nuestro país las cosas serían diferentes?. La respuesta a esa pregunta es compleja, ¿porque mejor no hablar de la ética del Mexicano?. No sólo la clase política es presa del Dinero y el Poder. En sí somos todos y cada uno de los mexicanos que vivimos en este país. ¿Acaso es un factor cultural?. Buscamos poner trabas y quitar del trono a quien se encuentre arriba, y una vez que se logra subir está otro más por debajo buscando lo mismo. El trabajar por un mismo fin, sin dejar de ver los intereses propios es el reto pero al igual la meta. Vale la pena dejar de culpar y empezar a actuar porque no se necesita estar en el entorno político para vivirlo, a tu alrededor está. Y la pregunta sigue siendo la misma sólo con una pequeña "variante": ¿Qué se necesita de fondo para poder superar estos dos satisfactores extrínsecos de los que la mayoría es presa?. La respuesta la tenemos cada uno de nosotros.

    Reply

  • Sara Lozano 27 January, 2010 at 1:29 am

    …los políticos se han olvidado de la razón de ser de la política… ¿Para qué busca una persona el poder?

    Idealmente se espera que con el poder busquen un beneficio para el país… El poder brinda muchas herramientas que facilitan la acción de las personas que lo ejercen. En buenas manos, es una de las llaves para alinear a México hacia un mejor rumbo… Pero en malas manos, tiene la fuerza suficiente para destruir.

    Vivimos en un país donde la gente se expresa contra el gobierno sólo cuando son incitados por alguien más a hacerlo, generalmente persiguiendo objetivos egoístas, y no para el beneficio de la Nación. Y la gran mayoría prefiere simplemente no expresarse… ¿indiferencia o ignorancia?… o tal vez han perdido la Fe.

    ¿Y cómo podemos mejorar la situación actual? Si nadie más sabe como hacerlo, hazlo tu mismo…

    Reply

  • [V]iazcan 11 February, 2010 at 5:27 pm

    Es verdad, y bien sabido, que para cambiar a México primero tenemos que cambiar nosotros mismos. Tanto, que incluso podríamos considerar esta idea como un cliché. Estoy de acuerdo, sin embargo, aunque éste sea el primer paso y muchos en nuestra generación lo tengan claro, creo que aún no nos ponemos de acuerdo en cuál es el segundo paso: ¿cuándo puedes decir que ya "ha cambiado uno" y comienza a preocuparse por la sociedad en general? ¿será que cuando la gente cambie "ella misma" solitas cambiarán las instituciones mexicanas? ¿quién va a organizar a nuestra organización que ya está convencida de cambiar "ella misma" para ahora comenzar a cambiar los sistemas, instituciones y tradiciones de raíz?
    ¿o podemos creer que solitas van a cambiar, dado el juego de poderes que vemos en nuestro país? No tengo las respuestas, pero me gustaría escuchar a los que ya están cambiando ellos mismos, para ver qué planes tienen para el siguiente paso, que creo que ya urge seguir avanzando… ¿tú qué piensas?

    Reply

  • EGFO 12 February, 2010 at 12:40 am

    Se necesita una estrategia política dirigida por líderes enfocados en un mismo fin: “el bienestar de un país y no de sus intereses personales”. Sin embargo hay que establecer la vision y no hacer alucionaciones con doble moral, utópicas e idealistas que suenan muy bonitas para ganar votaciones pero son poco congruentes y terminan por no llevarse a cabo. Sueños como terminar con la hambruna, con la corrupción, el narcotráfico, el desempleo suenan muy bien, pero no son proyectos sencillos, se necesita tiempo y enfocarse por áreas y actividades, y aún así no se lograrían al 100%.

    México es un país con ciudadanos llenos de sueños, hambrientos de educación y alimento, con mucha imaginación pero a veces falta de decisión, un pueblo lleno de Fe y esperanzas pero con muchas injusticias. Le falta un punto clave: MENOS CRITICA O QUEJAS Y MAS ACCION.

    ¿Porque la oposición política irremediablemente termina por estancar proyectos que brindarán avances?. Porque no trabajan en conjunto para resolver un conflicto de raíz. Y tampoco nosotros ayudamos mucho si estamos esperanzados a que otro lo haga.
    El porvenir de México no sólo está en la toma de decisión de los tres poderes, también está en los empresarios, en los profesionistas, en los jóvenes, adultos, ancianos, etc. pero estamos en diferentes estratos y no sólo sociales. Necesitamos aprender y cambiar, ¿pero cuando puedes decir que se logra?, cuando lo empiezas a medir y los resultados son favorables, y los que no son favorables son áreas de oportunidad a corregir.
    Los sistemas son dinámicos, día a día cambian para bien o para mal, no funcionan ni funcionarán solos. Pero para que funcionen bien se necesita de un mantenimiento constante y una renovación. Lamentablemente se han llevado a cabo innumerables reformas que han dañado las tesis jurídicas y hoy por hoy tenemos leyes y contraleyes, Reforman insustentables, penalizaciones y amparos para las mismas. Surgen organizaciones de carácter popular que posteriormente se convierten en partidos políticos y sobreviven del pueblo pero no para el pueblo, creando reformas populistas y llamativas para mantenerse vivos.

    Tanto poder en dos manos es peligroso, pero es un riesgo que se necesita correr, depositamos nuestra confianza en esos líderes. Pero no debe ser ciega, se vale medir, evaluar, criticar pero proponer, y poder mejorar. No creo que México sea rehen de la partidocracia sino de la idiosincrasia y pasivismo que vive.

    Reply

  • Sinuhé Fontes 12 February, 2010 at 12:28 pm

    Si bien me da gusto escuchar que hay un primer paso como lo es el reconocer que "las cosas no van bien", me da mucha tristeza que no podamos ser muchos quienes nos escuchemos y tomemos las "ganas" para poder ser hijo de nuestra boca: la acción. Un contexto:

    Primero, un partido político, como ya han mencionado, le juega para perder, o bien para lastimar, o mejor, para ganar a expensas de. Como muchas veces lo hemos visto, las decisiones de alto calibre no son fáciles, no hay negro y blanco, pues la bola jala para quien la trae y, para vencer, siempre habrá un vencido. El tercer lugar en prioridad lo toma "el aparente mejor bien para la mayoría", mientras gente sufre y unos cuantos de la política sacan raja. Ésta posición esta condenada a cambiar caras, pero no en si, el propio sistema.

    Segundo, es cierto que cada uno de nosotros debe y ha empezado a hacer notables cambios de pensamiento y cultura hacia la abundancia; en mayor o menor medida nos tratamos de educar a nosotros mismos, y con el ejemplo modificar las conductas de quienes nos quieren y nos respetan.
    A veces hasta hacemos críticas constructivas y análisis no requeridos, pero poderosos. Sin embargo, el momentum de la reflexión no nos deja salir de medidas de baluarte, de rechazo o defensivas, con un fundamento más simple que el de un pensamiento bien intencionado. Entonces ¿nos hará nuestra omisión por generar una alternativa viable y clara responsables? Creo que sí.
    Pues el deber no ha de sustituir mi responsabilidad efectiva. "Debemos organizarnos y generar un cambio real, se dice, pero el último que lo oí decir, jamás se postuló a nada, ni se interesó en apoyar con recursos o tiempo, con obras o ideas precisas y mucho menos movió a su círculo social para una causa, aunque fuera una tan sólo "bien intencionada". Vemos los medios, las noticias, los sucesos y nos indignamos, con profunda humildad analizamos y decidimos "que sería mejor", "que deberían de hacer quienes"; entonces, caemos en un círculo vicioso menos evidente, pero en mi opinión un poco más triste que nuestro sistema político, pues se nos va la vida reflexionando y madurando. Y también haciéndonos viejos.

    (continúa en el siguiente comentario)

    Reply

  • Sinuhé Fontes 12 February, 2010 at 12:29 pm

    Tercero, hay tantas opiniones, como causas, organizaciones y líderes comprometidos. Hay quienes poco a poco han puesto un granito de arena y han ayudado a mucho. Éstos nos dan una lección de muchas cosas, pero sólo quiero hacer una explícita: la de voluntad. No sabemos sus circunstancias, por lo que no podemos calificarlo como algo "bueno o malo", pero si podemos calificarnos como ¿qué tanto coincide con lo que espero?, ¿cuánto puedo aportar a la causa, ¿cómo me integro?, Con tanto análisis, ¿como hago a un grupo más eficiente? Si bien tenemos un sistema político deficiente, también tenemos gente con estilo de opinión, y hasta alternativas miles para entrarle "a algo". Creo que los factores intrínsecos o extrínsecos, pírricos o absurdos de nuestra clase política no dan lo suficiente como para resolverlos con recomendaciones. Es como explicarle a las cucarachas la tercera ley de Newton. Por lo tanto, el sistema debe de desarraigarlos. De sistemas, me gusta pensar que el que pesa, el que más vale, es el del contexto de nuestra generación, es el que combina las alternativas que nosotros podemos ir generando, con creatividad como mexicano y con un profundo asco a la corrupción. Tenemos afortunadamente, más libertad de opinión, medios electrónicos, información, contactos y hasta el "Llu Tub"

    Finalmente:
    Podemos ir agregando valor a nuestro ámbito económico o político: como directores de empresa, empleados, dueños, padres o amigos, pero siempre en afán de servicio. Entonces no importa si te conviertes en político, porque sabrás que te vuelves esclavo de tu voluntad, de tu compromiso y del favor de honrar a quienes confían en ti.
    – Usa los medios, genera poder negociación juntando opiniones claras. Entonces te enfocas y sólo quedará en ti ser constante.
    – Únete a un grupo que comparta tu causa, si estas muy comprometido date la oportunidad de ofrecer metas claras en tu participación en vez de quejarte. Estoy seguro que tendrás muchos puntos que sean atractivos, pues la raza también esta asqueada de la situación.
    – No te la creas, nunca hay nada tan chiquito que no funcione. Sólo que sí está en ti escoger tus batallas y la vinculación con las causas (sociales o no).
    -Algunas propuestas de alguien:
    http://www.mucd.org.mx/
    http://www.mexicosos.com/
    http://www.idealist.org/

    Por ahora, quiero aclarar que el corte social es a propósito, pues si te hace "click" alguna causa tendrás suficiente espacio para llegar a la política, ¡te lo prometo! ¡y ya armado y con síntesis de causa! Pues si de lo que carecemos es de capacidad de organización, ¡qué nos enseñen los expertos!
    Gracias al espacio y a las publicaciones de los bloggeros auspiciadores. Sigan así, que hay que generar tráfico. Felicidades por el esfuerzo. La vdd me hizo ruido los temas que exponen. Bien!

    Saludos
    Sinuhé Fontes

    Reply

  • Leave a Reply