Posted by: oviazcan Empresa, Filantropía, Responsabilidad Social 0 comments

Responsabilidad Social vs. Filantropía

por Adriana Castro

Master IPADE 2008-2010

A la responsabilidad social empresarial le han dado distintas definiciones que finalmente si las juntáramos podríamos concluir afirmando que “es la forma de conducir los negocios de una empresa de tal modo que esta se convierta en co-responsable por el desenvolvimiento social. Una empresa socialmente responsable es aquella que posee la capacidad de escuchar los intereses de las diferentes partes (accionistas, empleados, prestadores de servicios, proveedores, consumidores, comunidad, gobierno y medio ambiente) e incorporarlos en el planeamiento de sus actividades, buscando atender las demandas de todos ellos, no únicamente de los accionistas o propietarios”. Ciertamente estas acciones tienen que ser rentables y generar ganancias para la empresa, y así estas puedan asegurar la continuidad de sus acciones.

En nuestro país hemos apropiado a la responsabilidad social acciones filantrópicas, fundamentadas en el espíritu paternalista existente en nuestra nación y exigidas cada vez más por nuestras comunidades de interés acostumbradas a recibir este trato por parte del gobierno. Sin embargo, no le corresponde a la responsabilidad social acciones filantrópicas. Las acciones filantrópicas son ayudas a los demás sin un fin definido en planes previos que incentiven al desarrollo progresivo real de los stakeholders. Esas van desde donaciones a personas particulares, organizaciones humanitarias, comunidades y entidades gubernamentales.

Son pocas las entidades privadas que están practicando realmente el tema de la responsabilidad corporativa, la mayoría sigue confundiendo ésta con sus acciones filantrópicas y de continuar así sólo estarán dejando de percibir los beneficios que se obtienen a través de una integración e implementación de proyectos socialmente responsables que perduren y sean autosustentables.
Un estudio reciente efectuado por la Universidad de Harvard descubrió que las empresas con acciones balanceadas entre empleados y accionistas mostraron una taza de crecimiento cuatro veces mayor y una taza de crecimiento de empleo ocho veces mayor a las de empresas enfocadas solamente a accionistas. Esto muestra claramente que la corriente de responsabilidad social tiene sus ventajas para las empresas. Los estudios también han demostrado que las empresas con una sólida trayectoria en el área de medio ambiente, experimentan un desempeño financiero superior. Por ejemplo, las compañías que se enfocan en respetar el medio ambiente y la ética, superan a otras compañías en el mercado de valores.

Si el concepto de responsabilidad social es tan bueno, ¿por qué no todas las empresas se montan en el mismo barco? Para ser una empresa responsable se requiere de inversiones, que en ocasiones, son vistas como gastos. El retorno tampoco es inmediato. La capacitación del personal, mejoramiento en los sistemas de producción y procesos y mejoras en la calidad de vida de los empleados son todos esfuerzos a largo plazo que requieren compromiso.

Además, mientras para algunos se trata de una nueva herramienta de gestión empresarial, para otros no es más que una mera estrategia de márketing y publicidad orientada a mejorar la imagen. Fernando Casado, Doctor en Economía y experto en desarrollo global, asegura que «por lo general, las empresas siguen considerando al departamento de responsabilidad corporativa como una asignación presupuestaria específica para mejorar la imagen corporativa, no para cambiar la cultura empresarial.

La responsabilidad social no es sólo un tema comunicacional, es un tema central del negocio y tiene que ver con la forma como las empresas desarrollan su actividad, por lo tanto, es una disciplina que se debe acercar más a ayudar a crear valor económico en forma responsable y no se puede transformar en una herramienta de filantropía tal y como se usa hoy por la gran mayoría de las empresas.

0 comments

Leave a Reply